Santa Teresita de Los Andes
(Juanita Fernández Solar; Santiago de Chile, 1900 – Los Andes, 1920) Joven religiosa que fue la primera santa chilena de la Iglesia Católica. Desde muy niña había dado muestras de su espiritualidad: quiso comulgar con tan sólo cinco años, prometió a los seis rezar el rosario todos los días y a los catorce amadrinó a un niño que le había pedido limosna en la calle. La lectura de la obra Historia de un alma, de la carmelita francesa Teresita del Niño Jesús y, sobre todo, las obras de Santa Teresa de Jesús, a quien consideró su guía y maestra, influyeron enormemente en el desarrollo de su vocación.

Demostró ser una magnífica estudiante en diversos colegios religiosos de su ciudad natal, como el internado del Sagrado Corazón de Maestranza. A pesar de la oposición de sus padres, cuyos problemas económicos les impedían obtener la dote necesaria, en agosto de 1.918 abandonó el colegio con la intención de ingresar en la orden del Carmelo. Durante su preparación para el Carmelo, el 7 de diciembre de 1.915, un día antes de que su confesor le permitiera hacer su primer voto de castidad, Juanita escribió en su diario: “Es mañana el día más grande de mi vida. Voy a ser religiosa Carmelita de Jesús.
¿Quién soy yo y quién es Él? El todopoderoso, inmenso, la Sabiduría, Bondad y Pureza misma se va a unir a una pobre pecadora. ¡Oh, Jesús, mi amor, mi vida, mi consuelo y alegría, mi todo! Madre mía, mañana seré doblemente tu hija.
El 7 de mayo de 1919 ingresó en las Carmelitas de Los Andes y pasó a llamarse Teresa de Jesús, aunque más tarde sería conocida como Teresa de Los Andes. Seis meses después inició su noviciado al tomar el hábito de Carmelita. Durante su estancia en el convento no dejó de escribir cartas a sus familiares y amistades en las que pregonaba su amor a Cristo, a la Eucaristía y a la Virgen, además de su alegría y su felicidad por ver cumplida su vocación: “así pasamos la vida; orando, trabajando y riéndonos”.
A lo largo de su corta vida sufrió varias enfermedades, como la difteria y el tifus. De los 11 a los 15 años sufrió trastornos de salud cada 8 de diciembre, estando varias veces en peligro de muerte. Nunca expresó, sin embargo, la más mínima queja, ya que consideraba que era Dios quien le “permitía vivir”.
En 1918 Juanita le había preguntado a su confesor: “lo que yo deseo saber es dónde cree que me santificaré más pronto; pues como le he manifestado varias veces, mi Señor me ha dado a entender que viviría muy poco”. En 1920 cayó gravemente enferma a consecuencia de un tifus, y en artículo de muerte recibió los hábitos como sor Teresa de Jesús. Después de una agonía de 14 días, falleció en el convento el 12 de abril de 1920.
Tras un proceso de beatificación iniciado cuarenta años antes, en 1987 fue proclamada beata por el papa Juan Pablo II, como “la luz de Cristo y el faro luminoso que debe guiar a los chilenos”.
En 1993 fue canonizada y declarada primera santa de Chile con el nombre de Santa Teresa de Los Andes. Sus restos descansan en el santuario de Auco, en Los Andes. Desde donde guía, acompaña y protege a esta hermosa Obra y Comunidad Educativa del Colegio Santa Teresa de Los Andes de Buin.